miércoles, 7 de marzo de 2007

Reir combate el dolor



Reír combate el dolor. Sí, lo combate. Cuando alguien nos recomienda divertirnos y distraernos, tiene razón, con eso combatimos el dolor. Nuestro cuerpo tiene una revolución maravillosa cada que nos reímos.

Yo no lo sabía. Un día, cuando mi cuerpo no mejoraba después de una cirugía de columna, toqué fondo. Me encerré en mi habitación y me senté en la cama. En mis manos tenía mi pastillero lleno de antidepresivos y ansiolíticos. Nunca les quité la vista de encima. Me sentía tan mal. No era independiente, ni para bañarme sola. Llevarme un vaso, con un poco de agua, a la boca requería un gran esfuerzo. Ya no quería seguir así, ya no podía.

Cuando empecé a imaginar lo que sucedería después, me hizo despertar. Imaginaba a mi nana asustada tocando la puerta. Le hablaría a mi esposo al trabajo y éste tardaría casi media hora en llegar. Llegaría la ambulancia y, quizá, la policía. Luego, mi esposo le diría a mi mamá, a mis hermanas. No estoy segura si le dirían a mi papá. De pronto… me horroricé no era justo darles ese sufrimiento.

¡Necesito hacer algo! Abrí la puerta de mi cuarto, fui a la cocina y le dije a mí nana: ¡Nos vamos! Necesito estar donde haya mucha gente, el resto de la familia y mis amigos. Aquí encerrada solo pienso cosas horribles. Ella, dibujó una gran sonrisa, pues también tenía 2 meses recluida, en ese departamento. Al siguiente día, mi nana y yo empezamos una travesía.

El viaje a nuestra ciudad es de casi 5 horas en autobús. Así que de la Cd. de México nos fuimos a Querétaro. Ahí vivía mi hermana menor, y ella nos hospedó. A los dos días, nos fuimos a Salvatierra, donde estuvimos una semana, con mis tíos y mi abuelito. Finalmente, nueve días después llegamos a León, Guanajuato. Ahí les hablé a mis varios grupos de amigos y agendé reuniones. Fui apartando desayunos, comidas y cafés. Y cuando regresaba a mi cama, exhausta, me daba cuenta que cuando reía me sentía mucho mejor.

Pensé que era porque estar con mis tíos, mis primos, mis amigos me distraía. Ahora sé, que no solo fue la distracción. Sino que al reír, mi cuerpo genera endorfinas. Esas hormonas que funcionan como la morfina, pero éstas son naturales, nosotros las generamos. Le llaman la hormona del placer. Así que estos pequeños soldaditos combaten el dolor.

Y la risa no se queda corta porque hace mucho más:

a. Refuerza el sistema inmunológico

b. Previene un balance en la presión arterial

c. Relaja los músculos

d. Activa el ejercicio cardiaco

e. Beneficia la profunda respiración

f. Psicológicamente hace sentir bienestar

g. Disminuye el estrés.

Por eso y porque la vida es mucho mejor si me río de ella, no solo espero los momentos chúscos, sino que los busco. Justo antier, tuve un día no tan bueno y, en el chat, pedí chistes buenos. Recuerdo que el día 5 de marzo reí mucho, acaso ¿tengo que recordar algo más?

Por cierto, aprovecho para presentarme. Esta soy yo. No tengo tanta materia gris, más bien la tengo colorida.

lunes, 5 de marzo de 2007

¡Entérate dolor!

Arrebátame mis horas, ¡Es más! ¡Te las regalo!...Sé dueño de mis planes...Impídeme realizar lo que planeo...Átame al hambre y a la soledad de mi cama...Evapora los momentos de sueño...Arrástrame en la incomprensión de sentirte...Borra de mi memoria las razones para sonreír.

Haz lo que tienes encomendado. Que ¡yo!, haré lo que me toca. Un día, cuando menos lo imagines, veré tu cara y sabré quien eres. Y por qué es mi cuerpo con el que te ensañas... Descubriré la verdad de tus espinas. Veré que en realidad son pétalos y brisa...

Nos sentaremos en la arena a charlar...Recordaremos el día de hoy. En que tus palabras me dolían.Y mi ignorancia te desesperaba. Que, lo que hoy siento como dolor, son solo sabios consejos. Que, el rencor que ves en mi mirada, es la rebeldía de mi mente adolescente.

Desde hoy, te digo que lo lamento. Me avergüenza la inmadurez con la que te enfrento. No es fácil esto de aprender a ser montaña y, al mismo tiempo, aprender a dejar pasar el viento. Llegará el día en que ambos entendamos...La vida, ni me la das, ni me la quitas.

jueves, 1 de marzo de 2007

La comunicación es básica para el diagnóstico de NeP


LONDRES, 1 de marzo 2007

Una nueva encuesta global realizada en siete países revela que la comunicación efectiva entre paciente y médico es clave para el diagnóstico temprano y preciso y el tratamiento de pacientes con dolor neuropático (NeP).

El NeP es una enfermedad debilitadora caracterizada por el dolor nervioso crónico y a menudo grave y suele ser una complicación de enfermedades comunes, como la diabetes, herpes, cáncer, VIH, esclerosis múltiple, derrame cerebral, lesión traumática o cirugía.

Los resultados de la encuesta, publicados hoy por la Red para el Dolor Neuropático (NPN), una coalición de organizaciones de apoyo al paciente, demostraron que en algunos países los pacientes esperan hasta 19 meses como media y visitan a dos o más médicos antes de recibir un diagnóstico exacto. Los países encuestados son el Reino Unido, Alemania, Italia, Corea, México, España y Finlandia.

Muchos pacientes necesitan visitar a más de un médico antes de que su dolor se diagnostique como dolor neuropático. De los médicos encuestados en siete países, la mayoría de los cuales eran médicos de medicina general, la mayoría no encuentran muy fácil el reconocimiento del dolor neuropático. Una mayoría de médicos de todos los países dicen que un factor principal en este retraso es la dificultad para diferenciar NeP de otras enfermedades dolorosas. Esto es importante porque los tratamientos que son efectivos en otros tipos de dolor a menudo no ofrecen alivio a los pacientes NeP.

Lista de control para el médico y el paciente: tres áreas clave

Según la encuesta, los pacientes esperan como media entre 5,7 y 19,5 meses después de experimentar el primer síntoma antes de acudir al médico; la mayoría de ellos cree que el dolor "desaparecerá solo". Una vez que los pacientes consultan al médico, la comunicación limitada o inefectiva puede retrasar más el diagnóstico del dolor neuropático.

La encuesta demostró que los médicos que reconocen el NeP de su paciente son más dados a comentar las tres áreas clave con él. Los médicos que no hacen preguntas sobre estas tres áreas clave son menos propensos a identificar la enfermedad de su paciente como dolor neuropático.

1. Características de los síntomas: Caracteriza la intensidad y duración y describe el dolor con adjetivos específicos (p. ej., "alfileres y agujas", "quemaduras", "punzadas", "entumecimiento" o "como descargas eléctricas").

2. Historial médico: Contiene toda la historia médica; el NeP puede ser una complicación de la diabetes, herpes, cáncer, VIH, lesión traumática o cirugía.

3. Localización del dolor en el cuerpo: Explica donde siente el dolor.

"El dolor neuropático grave afecta a todos los aspectos de las vidas de los pacientes, a menudo limitando incluso la capacidad para trabajar, y suele estar infradiagnosticado", dijo Ian Semmons, miembro de la junta directiva de la Red de Dolor Neuropático y presidente de UK Action on Pain. "La encuesta sugiere que hay cosas que los pacientes pueden hacer para acelerar su diagnóstico y tratamiento. Compartiendo las características de los síntomas de dolor, la historia médica y la localización del dolor en su cuerpo, los pacientes pueden ayudar a su médico a diferenciar más rápidamente si su dolor es neuropático. Pedimos que todos los pacientes con dolor, especialmente los que padecen diabetes, herpes, cáncer o VIH comenten estos temas con sus médicos".

Herramientas de exploración no muy utilizadas

Para ayudar a los médicos a explorar a los pacientes con dolor, los investigadores han desarrollado cuestionarios para que los pacientes completen en la sala de espera antes de ver al médico. Los pacientes responden a varias preguntas sobre su experiencia con el dolor, incluyendo preguntas referidas a los puntos clave no cubiertos en la encuesta. Las herramientas pueden ayudar a los médicos a hacer una evaluación rápida y detallada de un episodio de dolor de un paciente. De los siete países en los que se realizó la encuesta, según los resultados sólo en México una mayoría de médicos utiliza actualmente herramientas de exploración disponibles para la mayoría o todos los pacientes, aunque en todos los países hay un enorme interés entre los médicos hacia ellas.

"En muchos países, los médicos han limitado cada vez más el tiempo con los pacientes, lo que supone un reto particular para el dolor neuropático, que desde siempre ha sido difícil de identificar", dijo Michael Bennett, M.D., Senior Clinical Lecturer en Palliative Medicine y Honorary Senior Research Fellow, University of Leeds, Leeds, Reino Unido. "Para estos médicos, las herramientas de exploración pueden ser una solución ya que alertan a los médicos de la posibilidad de dolor neuropático en un corto plazo de tiempo. Ya sea mediante el uso de estas herramientas o simplemente mediante conversaciones, mejorar la comunicación relativa a los síntomas del dolor neuropático puede ayudarnos a cumplir las necesidades de estos pacientes".

Acerca de la encuesta

En julio de 2006, la Red de Dolor Neuropático y Pfizer Inc encargaron a Harris Interactive realizar una encuesta en múltiples países a los pacientes de NeP y los médicos que los tratan. Se realizó una encuesta a aproximadamente 700 pacientes diagnosticados con NeP y 700 médicos en siete países, que son Finlandia, Alemania, Corea, Italia, México, España y Reino Unido. El trabajo de campo fue realizado entre el 18 de agosto de 2006 y el 29 de enero de 2007.

La Red para el Dolor Neuropático (NPN) es una coalición de organizaciones que apoyan activamente a las personas con dolor neuropático permitiéndoles lidiar mejor con su dolor, obtener el mejor tratamiento y, finalmente, mejorar su calidad de vida. El NPN ha desarrollado el primer sitio web solamente dedicado a ofrecer apoyo a las personas con dolor neuropático (nervioso).

Distributed by PR Newswire on behalf of The Neuropathic Pain Network and Pfizer

Tip para manejar el Estrés

Relájate un rato